¿Por qué no quieren sexo anal en las primarias de México?

3884786263_c186d7c833_z

Un grupo de ciudadanos se manifestó en el Congreso de Baja California Sur para exigir que no se dé sexo anal en las primarias públicas. Tal cual esa fue su petición, argumentando que la llamada “ideología de género” enseña ese y otros placeres eróticos en los libros de texto gratuitos.

Entre otros muchos temas, este grupo de civiles indignados, pero muy poco informados, afirmó que temas como el matrimonio igualitario y la legalización del aborto están destruyendo a la familia tradicional.

Es interesante que no sepan que la educación sexual en la escuela básica y el aborto legal podrían bajar la trágica tasa de 30 nacimientos diarios en cuerpos de madres menos de 14 años, la mayoría de las cuales son hijas de familias “tradicionales” y heterosexuales que no funcionaron; 70% de ellas fueron embarazadas por un adulto y en muchos casos alguien de su misma familia.

La realidad, mientras la estadística no mienta, es que ocultar estos temas, prohibir y evitar el diálogo sólo ha provocado ignorancia, demasiados padres adolescentes, abuso sexual, misoginia, homofobia y un montón de calamidades que se pudieron haber evitado llamando a las cosas por su nombre.

El problema es que vivimos en un país donde tenemos la religión metida hasta por las orejas. Las lecciones de la Iglesia Católica, construidas en la Edad Media, siguen rigiendo a este país en pleno Siglo XXI y demasiadas personas creen que invocan a Satán cuando hablan de sexualidad.

¿Qué tiene que ver el sexo anal con la educación en las primarias del país? No lo sabemos, pero quienes realizan este tipo de manifestaciones deberían estar más preocupados porque el lugar donde se enseña esta práctica es en las iglesias, los maestros son los sacerdotes y las víctimas son cientos, tal vez miles, de niños que viven abuso sexual perpetrado por los “mensajeros de Dios”.

Claro que todo esto no se dice porque entonces nadie daría dinero a la Iglesia Católica, ni metería a sus hijos en colegios donde los sacerdotes los tienen a la mano para hacer con ellos lo que quieran. Por eso es más fácil ofrecer un discurso caduco sobre el matrimonio, la moral y un modelo de familia que ya ni siquiera existe.

Lo que más nos indigna

Los mexicanos, como estos manifestantes, son tan ignorantes que con cualquier discurso barato les lavan el cerebro, los ponen a marchar y les siembran un pánico absurdo.

Viendo esto ya no sabemos si da pena ajena, miedo o culpa ver en qué andan las preocupaciones de los ciudadanos en este país.

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s