¿Cuánto cuesta mandarlos a la escuela?

Tener un hijo no sólo es cuestión de parirlo, además de toda la implicación moral que significa aventar otro ser humano al mundo, los costos monetarios de criar un niño van a la alza, conforme crece y se desenvuelve.

La educación básica en México es todo un tema, cuesta mucho dinero al erario público y a los padres, pero sus resultados son mediocres y no reditúan a largo plazo.

Para el período escolar 2018-2019, la lista de útiles de preescolar, en escuelas públicas de México, costará a partir de tres mil pesos e incluye materiales didácticos, de deportes y libros. Ahora que si se trata de escuelas privadas, el costo puede llegar a los diez mil pesos, porque incluye libros de idiomas, computadoras y tablets.

La educación cuesta mucho dinero porque es importante, significa un esfuerzo para quienes asumen el reto de educar a un niño y otorgarle herramientas para que se defienda en la vida, pero es un tema complicado en un país donde el salario promedio no supera los cinco mil pesos mensuales.

Y ni siquiera con el apoyo que dan los gobiernos de algunos estados, que regalan útiles y uniformes en las escuelas públicas, los papás logran pasar el regreso a clases, sin enfrentar deudas que no terminarán de pagar hasta fin de año.

En México es cada vez más costoso tener hijos. Educación, salud, alimentación, entretenimiento y hasta vivienda digna, son temas que la economía nacional ya no alcanza a cubrir, aunque con todo y eso, nacen casi tres millones de mexicanos cada año.

Aunque también nos queda claro que no todos los padres y madres asumen su responsabilidad al traer hijos al mundo, muchos le cargan la mano a los programas de apoyo del gobierno, las tarjetas de despensa, las pensiones para población vulnerable, las becas de pobreza y un montón de maneras en que las instituciones alimentan a los ciudadanos, para que éstos sigan sobrepoblando al país.

Lo que más nos arde

El que tenga tienda que la atienda, y el que tenga hijos que los mantenga, debería ser el dicho en esta época de regreso a clases. Basta asomarse a librerías y papelerías en esta temporada, para saber que varios montones de papás se arrepienten de haber traído a sus bendiciones al mundo, cuando tienen que gastarse dos o tres quincenas de trabajo en una lista de útiles, para que al final del día, el chamaco traiga a casa sus dibujos adornados con sopa de codito.

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s