Mi amiga la inflación

La inflación es ese fenómeno económico que tiene la capacidad de poner a temblar a millones de mexicanos, cuyos reducidos salarios no dan para tantos estirones.

Con el agujero en el calzón y unas cuantas monedas para alimentar a sus obesas familias, la gran mayoría de quienes aquí habitan, alucinan el momento de ir al súper o al mercado y ver que, de verdad, ya no les alcanza para nada.

Aunque se define como el aumento generalizado de bienes y servicios, la mayoría de los mexicanos podrían resumirlo como que todo está cada vez más caro, como si la moneda nacional valiera cada vez menos y nunca fuera suficiente.

A fines de 2017, México tuvo la inflación más alta en 17 años, casi de 7%, que afectó a asuntos de uso doméstico como alimentos, vivienda, gas, luz y gasolina, entre otras muchas cosas. Eso influyó directamente en el consumo nacional, pues todos sabemos que el aumento generalizado de precios no es equivalente al aumento de los salarios de la mayoría de los habitantes de este país, por eso nunca les alcanza el dinero.

Basta con pararse un segundo en cualquier mercado del país y observar a quienes van a hacer sus compras. Casi todos se quejan de que los precios aumentan mucho más rápido de lo que pueden observar, como una especie de carrera en la que el último en llegar siempre es el consumidor, quien además, ya solamente alcanza las migajas del tesoro.

En tres décadas los mexicanos perdieron el 80% de su poder adquisitivo, lo que significa que con lo mismo que ganaban hace 30 años, hoy prácticamente ya no compran nada. Obviamente eso se explica en la debilidad del peso mexicano frente al dólar y la fragilidad de la economía nacional, que se basa en elementos no renovables como el petróleo y otros asuntos sobre los que ni siquiera existe un control real.

Lo que más nos arde

Los mexicanos están en desventaja frente a casi todos sus demás compañeros humanos de otros países, sobreviven casi por inercia, comen cada vez peor y su calidad de vida va a la baja. Es una realidad que tantos montones de billetes y monedas no les garantizan el estómago lleno ni un techo sobre sus cabezas, y la política económica del país está trabajando, no para ellos, sino para los intereses de los grandes monopolios y las fortunas particulares de unos cuantos favorecidos.

@ElArdidisimo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s