Cómo vivir y sobrevivir en una ciudad de 20 millones de habitantes

La Ciudad de México fue, en su momento, el sueño de la clase media, realizado; una especie de paraíso moderno que prometía todas las comodidades posibles como en una película futurista.

Hoy, en pleno siglo XXI, esta enorme y siempre abundante capital ya reventó todos sus estándares, se sobrepobló y con ello se convirtió en un agujero negro social, atascado de carencias, odios y ansiedades, acumuladas por generaciones.

Con todo eso uno pensaría que ser chilango no es cosa fácil, hay que confrontar los abismos sociales que se hacen, en medio de una ciudad tan grande, tan llena de gente, necesidades, ausencias y desubicaciones varias. Sin embargo, la CDMX tiene la magia de una orbe construida por los antiguos mexicanos hace más de 500 años, en una era donde se vivía con consciencia de lo propio y lo ajeno, como un todo absoluto.

Por su puesto que de los antiguos mexicanos olvidamos casi todo, olvidamos el respeto por la naturaleza, la importancia de vivir sólo con lo justo y no ambicionar, y sobre todo olvidamos el sentido de colectividad, que a ellos los hacía trabajar en equipo y a nosotros nos ha dejado atorados en el Metro durante horas.

La construcción de la ciudad, sin una idea real de lo que significa concentrar población en un sitio específico, originó enormes huecos de pobreza y marginación, a los cuales la sociedad “políticamente” establecida no logra integrar al cien por ciento dentro de su núcleo.

Lo que más nos intriga

Todos saben que la Ciudad de México tiene enormes cinturones de pobreza, que contrastan con las zonas económicamente dominantes, todo creciendo al mismo tiempo en una orbe que no para nunca.

Y ya dentro de ese caos, el trasfondo resulta en la infelicidad de millones de personas que no saben dónde meterse y viven buscando una identidad extraviada de generaciones atrás.

Claro que viendo el panorama, suena complicado vivir y sobrevivir en una ciudad así, aunque la gran gracia del asunto sería poder reencontrarse con lo que los Aztecas planearon para los habitantes de Tenochtitlán: seres que vivieran en un gran valle, abundante, verde y ombligo de una enorme civilización.

¿Qué estaremos haciendo mal los chilangos?

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s