¿En cuánto vendiste tu voto?

Un despensa, 500 pesos, 2 mil pesos, vale de 4 mil pesos, ¿cuánto dinero te dieron a ti por tu voto en las elecciones federales del 2018?

Un día antes de la elección, la Ciudad de México fue testigo de la venta de votos. Los supermercados se llenaron de electores que ya habían vendido su credencial para votar, y se disponían a gastarse el dinero de unas tarjetas de regalo que le dieron.

Se calcula que más de nueve millones de electores vendieron su voto, en esta ocasión, una cifra nada sorprendente en un país con más de 55 millones de personas viviendo en pobreza, y cuya ignorancia es equivalente a la necesidad que tienen.

El problema de todo esto no es que hubieran cobrado un dinero, que de cualquier manera iba a acabar en los bolsillos equivocados. El problema real es que la dignidad y el bienestar de los mexicanos no deberían tener precio, y hoy por hoy lo tienen.

Si las instituciones, los partidos políticos y los funcionarios hicieran cada uno su tarea, no habría nueve millones de mexicanos necesitados de que les regalen dinero; las oportunidades, la educación, la información y hasta la alimentación, son tesoros en un país miserable como México.

A estas alturas sería absurdo acusar a un partido, porque sabemos que todos los partidos políticos que participaron en la elección, ejercieron compra de votos, sin embargo, no es tanto su culpa, como sí lo es de cada ciudadano que se dejó comprar.

Sí, gracias a ellos la educación pública, la salud, la infraestructura y todo el sistema institucional mexicano, no valen más de dos mil pesos. Y en ese mismo precio, reducido a nada, tendremos servicios para los próximos seis años.

Lo que más nos arde

Después de las elecciones de 2018, ha quedado muy claro que el problema aquí no son los políticos, el problema de fondo son los ciudadanos que se aprovechan de su propia ignorancia, para tirar al país por la borda y luego hacerse las víctimas del mismo sistema que propiciaron.

Puede ser que no sea su culpa ser ignorantes, pero sí lo es no hacer nada para salir de esa situación, y hundirse más todavía en su propio fango. Porque, estando todos de acuerdo, sabemos que ni 500, ni mil, ni 2 mil pesos van a solucionar la vida de alguien, bajo ninguna circunstancia.

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s