¿Redondeo?, si vas a ayudar, ayuda bien

money2.jpg

10, 20, 50 o 90 centavos, con una moneda tan devaluada como el peso mexicano esas cifras y nada son casi lo mismo, excepto si las multiplicas por los más de 120 millones de mexicanos que viven en este país y además son clientes fieles de grandes cadenas comerciales.

No hay una cifra exacta, pero la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (ANTAD) recauda millones de pesos en sus campañas de redondeo, las que consisten en convencer a los clientes de cerrar sus cuentas a pesos para donar la diferencia a causas como la educación o instituciones de beneficencia pública.

No es que donar dinero a una causa social esté mal, el problema es que la ley en México no regula esta recaudación, que al final resulta en enormes ganancias adicionales para las tiendas, además de evasión de impuestos a través de deducciones fiscales. En pocas palabras, no hay nadie que vigile cuál es el fin real de esos recursos, a los cuales, además, no puede acceder cualquier asociación civil o promotor de una causa.

Escuelas, niños con cáncer, huérfanos, mucha caridad para los pobres y desposeídos en este país lleno desigualdades, sí, ¿pero no es una obligación del gobierno proveer educación gratuita, instituciones de salud dignas y otras que velen por los menores en situación de abandono, entre otras muchas cosas?, ¿por qué los mexicanos deben regalar su dinero, del que ya bastante se va directo al bote de los impuestos, para paliar las deficiencias del gobierno?

Claro, para poder llevar a cabo esta especie de “robo hormiga” empresarios inventaron el término “responsabilidad social empresarial”, lo que no es otra cosa que un mote con el que disfrazan su permiso para asaltar a los mexicanos y robarles lo poco que tienen, además de lo que ya les quitan con precios exorbitantes en bienes y servicios.

Por supuesto que no hay ladrón sin víctima. El redondeo es un negocio porque hay gente que deja ir su dinero en él, no le importa regalar centavos que a la larga se convierten en miles de pesos, beneficiar a las trasnacionales, que además hacen competencia desleal con los negocios pequeños y ofrecen empleos pobremente remunerados. Es más fácil decir que sí a esta mafia, no quedar mal, no ser tacaño porque qué van a decir los demás y de paso no cargar cambio en el monedero porque ese sólo estorba.

El redondeo pudiera ser de esas cosas que no tienen un impacto directo en nuestras vidas, pero no es así. Como todos los gastos superfluos, esta pequeña donación cada vez que acudes al supermercado puede costarte hasta 20 mil pesos al año, los que tampoco parecen mucho, hasta que consideras que con ellos podrías cubrir el costo de una cirugía sencilla, dos boletos de avión, dar el enganche para comprar un auto compacto o adquirir una muy buena computadora portátil, entre otras muchas cosas.

Lo que más nos arde

Hay muchas causas sociales en México, personas que no tienen grandes instituciones, nombres rimbombantes ni dinero para hacer publicidad, y sin embargo son o representan alguna necesidad de las muchas que la población vulnerable de este país tiene. No hace falta regalar dinero en el supermercado para ayudar, hay maneras más efectivas de hacerlo sin alimentar a las multinacionales o enriquecer un negocio que tendría que ser ilegal.

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s