Racismo y Clasismo; todos somos parte del problema

En una sociedad que se describe a sí misma, mayoritariamente, como morena, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, las portadas de las 15 revistas más leídas en nuestro país, terminan por reflejar una realidad distinta.

buzzfeed-revistas-pigmentocracia-color-piel-quien

En las revistas de sociales, solemos ver atractivas y elegantes personas, en su mayoría de tez blanca, glamorosas, con trajes finísimos y vestidos de ensueño. Quizá jugando un partido de tenis, surfeando o haciendo esquí en un resort exclusivísimo, en Suiza o Francia. La creación de un mundo de blancos, en un país de morenos, no se limita a este tipo de medios de comunicación, sino que está presente en casi todos los ámbitos mediáticos, como la publicidad y el entretenimiento.

Un ejemplo de esto, es el caso del casting de Aeroméxico. La cosa es tan sencilla e irrisoriamente ofensiva, como que, en un correo electrónico que tenía como finalidad buscar modelos para una campaña publicitaria de la aerolínea, se señalaba específicamente que no buscaban a alguien moreno, sino que, más bien estaban buscando a alguien con un look “tipo Polanco”. Claro, las personas morenas salen en los comerciales de apoyos gubernamentales, de turismo, o cuando se quiere representar el barrio como algo bajo.

plaqueta-tamara-de-anda-tipo-polanco-aeromexico

De acuerdo con el historiador Alejandro Rosas, la sociedad mexicana podrá ser intolerante y discriminadora, pero nunca racista (según). Y sus distinciones, más que con la raza, tienen que ver con la estratificación social. Es decir, se discrimina a partir de la posición económica de una persona, más allá del color de su piel. El clasismo mexicano está permeado “de soberbia, autoritarismo e impunidad” y además, es histórico, afirma el experto. Así que las expresiones “naco”, “indio”, “guarro”, “gato”, “chusma” o “pelado”, obedecen más a una razón de posición social, que al racismo.

El antropólogo, sociólogo y académico mexicano Roger Bartra, piensa, por el contrario, que nuestra sociedad sí es racista y que su discriminación está “dondequiera que mires: en los estratos ricos, en las capas acomodadas, en la clase media”, además de los sectores más pobres, e incluso en comunidades indígenas: “es dramático, cuando tienen un hijo más blanquito, creen que es mejor”, afirma el especialista, diciendo que el racismo en México se da, tanto en la cúspide como en la base.

El racismo y el clasismo, están presentes en nuestra sociedad y su combinación crea una forma de discriminación que, a través de la interpretación social de unos ciertos aspectos biológicos, los caracteriza como positivos o negativos.

manuel-velasco-chiapas-gobernador-indigenas

Hacer visible este problema, es un acercamiento a combatirlo aunque, el problema de discriminación en México, se remonta a muchísimos años antes de la aparición de las revistas ‘poco representativas’, la publicidad que busca a modelos “tipo Condesa”, “clase alta” o “aspiracional”, y las telenovelas.

LO QUE MÁS NOS ARDE

Es que a pesar de vivir en pleno siglo XXI, ser la raza “pensante” del planeta, y saber perfectamente el problema que se vive por el racismo, seguimos sin hacer caso, y discriminando a cuanta persona se nos cruza enfrente. Tal parece que los animales tienen más inteligencia y sentimientos que el hombre.

4732498

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s