Mujeres mexicanas para recordar en el Día de la Mujer

feminismo2

Elvira Luz Cruz

En 1982, Elvira Luz Cruz era entonces una joven madre de 26 años, de origen humilde, analfabeta y habitante de la Ciudad de México. Saltó a la fama en los medios de comunicación, luego de asesinar a sus cuatro hijos, dentro de una casa de cartón.

Elvira fue sólo una víctima más de las circunstancias en las que, aún hoy día, viven millones de mujeres en el país, bajo matrimonios violentos, embarazos no deseados y una enorme marginación.

Al entrevistarla, luego del crimen, la mujer sólo pudo contestar que no soportaba oírlos llorar, porque no tenía dinero para darles de comer, así que buscó una solución para su sufrimiento.

Costureras de San Antonio

Eran ignorantes, pobres y con necesidades. El 19 de septiembre de 1985, tras un enorme terremoto en la Ciudad de México, cientos de mujeres murieron aplastadas en edificios que funcionaban como talleres textiles clandestinos, en la avenida San Antonio Abad. Fue así como se descubrió una enorme red de fábricas, que contrataban mujeres pobres, bajo condiciones de esclavitud, con sueldos ínfimos y sin ningún tipo de garantía, ni siquiera de seguridad.

Buena parte de lo que agravó la tragedia, fue el hecho de que nadie sabía que estaban ahí, por sus condiciones de marginación, no hubo interés en rescatarlas, hasta varios días después, cuando se hizo público que los dueños de las fábricas estaban luchando por sacar su maquinaria, antes que a las obreras.

Las muertas de Juárez

El caso de las muertas de Juárez es uno de los más emblemáticos, en cuanto a la violencia feminicida que se vive en México; ellas no tenían dinero, parientes importantes o apellidos, simplemente la necesidad de salir a trabajar.

A inicios de los años 90, una serie de crímenes en Ciudad Juárez, Chihuahua, impactaron a la sociedad mexicana. Mujeres jóvenes, obreras de maquiladoras en la zona, aparecieron asesinadas en el desierto, sin que hubiera alguna pista de los responsables.

Lo que parecían ser algunos casos, se convirtió en más de mil mujeres violadas, torturadas y asesinadas, en crímenes impunes, por más de una década. Y ni siquiera los pronunciamientos de organismos internacionales, por detener la tragedia, pudieron evitar, hasta la fecha, que más y más mujeres siguieran desapareciendo.

La niña desconocida

La llamaron Ángela, aunque en realidad nadie sabe quién es o de dónde salió. Encontraron su cadáver dentro de una maleta, abandonada en la colonia Juárez de la Ciudad de México, en 2015. Se calcula que tenía casi tres años, cuando la asesinaron de un golpe en la cabeza, luego de sufrir violencia sexual.

Ángela pasó más de un año en el Servicio Médico Forense, sin que nadie la reclamara. Las investigaciones no lograron dar con su familia o alguien que la conociera, ni siquiera en el extranjero.

En abril del 2016, Ángela fue sepultada, sin tener algún indicio de su origen, identidad o de aquellos que la mataron.

Lo que más nos arde

Estas mujeres son las que deberían ser recordadas, porque significan que México todavía está muy lejos de ser un país equitativo y con derechos de género. No importa si fue en los años 80 o es ahora, porque las circunstancias son las mismas, y ellas siguen siendo un sector poblacional marginado, víctima de su propia circunstancia y con pocas probabilidades de progreso.

@ElArdidisimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s